.

.

miércoles, 31 de agosto de 2011

LAST NIGHT ON EARTH.

Si fuera tu última noche en la tierra, ¿qué elegirías? Amor, amigos, familia... Suponiendo que no estarías nunca más con nadie, que te irías a un lugar desconocido, que sería tu última noche en la tierra, ¿qué harías? Reúnelos a todos. A todos tus amigos. Y cuando digo todos, me refiero a esa niña con la que hacías albóndigas de arena en preescolar y que no has vuelto a ver en diez años. También me refiero a ese amigo que te apoya por muy lejos que esté. Y a esa gente con la que siempre andas. Júntalos. A tus familiares. Aun que unos sean de una punta y otros de otra. Unos de abrigo y otros de abanico. Júntalos. A esa persona. Dile hora y lugar. Dile que será especial y la necesitas allí. Irá. Y cuando llegue la noche, te vestirás con ese vestido que siempre soñaste con ponerte, te pondrás esos pendientes tan preciosos y nunca nadie más verá tu pelo como te lo pondrás para la ocasión. Allí estarán todos. Tus amigos, tus familiares y... él. Te acercarás al micrófono, les agradecerás a todos por estar allí. Les dirás que les quieres y que algo les une a cada uno. Tú. Bajarás. Irás a donde él. Y le dirás que es la persona más importante de tu vida. Que le sueñas cada noche y que le amas con locura. Acto seguido te darás la vuelta, saldrás por la puerta, una lagrima caerá al suelo y nadie más sabrá que esa fue tu última noche en la tierra.

lunes, 29 de agosto de 2011

Paciencia.

Hay ocasiones en las que, con un simple chasquido de dedos, te gustaría transportarte a un lugar lejano. Casi imposible de llegar. Solo para estar en ese lugar, ver a alguna persona especial, asistir a alguna fiesta... Ojalá fuera tan fácil. Poder cerrar los ojos y al abrirlos encontrarse en el lugar deseado. Siempre puedes creer que algún día se cumplirá. Hay tantos lugares que queremos visitar, tantas las personas a las que queremos ver. Algún día podrás. Tarde o temprano. No seas impaciente. Podras llegar. No con un chasquido de dedos, pero llegarás. Y podrás asistir a esa fiesta y ponerte ese vestido que tanto te gusta para la ocasión, podrás visitar esa fuente en la que por la noche se ven reflejadas las estrellas y podras abrazar y mirar a los ojos a esa persona especial. Poco a poco. Sin prisa.

domingo, 28 de agosto de 2011

Va por ti, ¿sabes?

Me lo haces una vez, me lo haces dos, pero a la tercera vez no te salvas. Crees que puedes hacer conmigo lo que quieras y no es así. Siempre has pensado que soy como un juguete al que puedes manejar a tu antojo. Se acabó. Este muñeco se ha quedado sin pilas. Ya no existe para ti. Este muñeco ha aprendido a tener secretos, ha aprendido a no hacer todo lo que le digas, ha aprendido a no besar por donde tú pisas. Ha aprendido a tener su propia vida. Me has perdido. Aún que tú no sepas por qué. Yo no te lo diré. Cuando tengas un minuto para pensar, reflexiona. Creías que ibas a poder seguir chupándome la sangre y que yo iba a seguir solucionándote la vida. No es así. Voy a cambiar. Ya he cambiado. Me buscaré a mi misma y tú no estarás en esa búsqueda.

Reacciona ya.

En la vida de algunas personas llegará ese momento en el que se den cuenta de que todo lo que han hecho y han construido era una vil mentira. Que las personas en las que tu creías confiar te dan la patada a la mínima de cambio. Te das cuenta de que en realidad tu gente no está ahí. Está muy lejos. Tú eres muy diferente. Llega un momento en el que te hartas de todo. Lo mandas todo a la mierda. Y a todos. Lloras. ¿Y qué? Tu lloras, ellos gozan. Tu las pasas putas, ellos disfrutan. Te acoges en ese par de personas contadas a las que les puedes decir todo esto sin miedo a que te digan que estas loca o que simplemente no sabes lo que quieres. Lo sé de sobra. Esto no. Odio mi vida, sí, la que yo misma he construido. Pero piensas. Y piensas en que los errores, como esta puta vida, están para solucionarlos.

viernes, 19 de agosto de 2011

No decidas por mi.

Odio. Lo odio. Se me quita la sonrisa. Odio cuando deciden por mi. Yo soy yo. Mi vida es mía. Yo decido en ella. No sabes nada. Crees que lo sabes todo y no sabes nada. Yo decido. YO. Déjame hablar y cállate tú. Yo tomaré mis propias decisiones. Es mi vida. Intenta poner en rumbo la tuya y deja que la mía siga su camino. Sigue intentando ser quien no eres. Farda de lo que no tienes. Pero a mi déjame con mi sencillez. Yo y solo yo soy dueña de mi vida. Cerrada a cal y canto. Nadie más puede entrometerse en ella y mucho menos intentar dirigirla. Repito, nadie. Piensa en como solucionar lo tuyo y déjame seguir con lo mio.

jueves, 18 de agosto de 2011

Cuando sucede algo así.

Estaremos los dos, entre mucha gente. Reiremos. Será una noche cualquiera. Miraremos el cielo. El resto reirá con nosotros. Como si nada. Tranquilamente. Amigablemente. Amigos. Nunca pensar en lo que pudiera suceder en un futuro. Ni si quiera te has parado a pensarlo nunca. Un futuro no muy lejano. Concretamente muy pronto. Cuando las miradas se crucen. Las sonrisas salgan solas. Las luces se apaguen. Cuando nos acerquemos a unos centimetros el uno del otro. Cuando nuestras manos se unan. Cuando sintamos el latido de su corazón. Cuando la sonrisa se borre y lo único que quede sean  miradas. Cuando salte la chispa del amor.

A veces sí, a veces no.

Tu cabeza dice no. Ni si quiera sabes si es un sí. Estás tan centrada en pensar que no puede ser que te niegas si quiera a imaginártelo. Lo estropearías todo. No hay nada. No me arriesgo. Pero llega. Y te habla. Y sonríes. Es especial. Pero todavía no sabes en que sentido. Una parte de ti lo sabe. Pero tienes que encontrar en que parte está. Mente o corazón. Te escucha. Sabe todo sobre ti. Estás a gusto cuando aparece. ¿Realmente será amor? No lo piensas. Niegas con la cebza. No, no puede ser. De ninguna manera. Miras un punto fijo. Es la típica situación de: lo niego pero es que sí. No, imposible. Si, sabes que va a ser que sí. Un montón de respuestas se te pasan por la cabeza y no sabes cual elegir. El tiempo lo dirá. O puede que no. Puede que para cuando te decidas sea ya demasiado tarde. O puede que si tomas la decisión equivocada lo estropees todo.

lunes, 15 de agosto de 2011

Sé diferente.

Si eres diferente, eres especial. Si eres especial la gente se fija en ello. Si la gente se fija en ello es que es importante. Ser diferente es especial. No te reduzcas a un molde en el que se encuentran miles de personas. Impón tus pensamientos y tus propias decisiones. No dejes que te manipulen. Vive tu vida. TU vida. Hazte a ti misma. No dejes que te hagan. Estarás encerrada en una vida que no te pertenece. No será tu vida. Empieza a hacer lo que tenías que haber hecho hace mucho tiempo. Despierta. Chasquea los dedos. Estás ahí. Tú y solo tú. Si no les gusta, no te quieren. Busca. A alguien le importarás. Vete de persona en persona. Si te escucha, le importas. No es malo cambiar. Solo tienes que descubrir lo que eres. Lo sabrás con el tiempo. Y siempre encontrarás alguna persona que piense como tú, que quiera ser diferente. Entonces descubrirás ese nuevo mundo de la gente especial. Esa a la que lo superficial no le gusta, los que saben lo que quieren.



sábado, 13 de agosto de 2011

Rutina modo off.

- Sentada en la hierba. De noche. Escuchando el sonido del agua cayendo en la cascada. Mirando las estrellas. Se acerca por detrás. Camina despacio. Llega a donde yo estoy. Se sienta a mi lado. Mira las estrellas. Suspiro. Me mira. Mira hacia abajo. Le miro. Me mira. Le quito la mirada. Sabe que no estoy bien. Me abraza. Le abrazo. Lloro. Me acaricia el pelo. Una especie de "todo saldrá bien" sale susurrando de sus labios. Me aparto. Me dice que ya pasó todo. Le miro. Asiento con la cabeza. Me seco las lágrimas. Le da un toque chistoso a la situación. Río aún con algunas lágrimas. Estoy bien.
¿Queríais beso? No siempre las situaciones bonitas de película tienen que acabar en beso. La persona que te trata así no tiene porque ser tú pareja o la persona que te gusta. Existe el termino "buen amigo" o "mejor amigo". Volvemos a la misma. Estereotipos. Ojalá algún día un buen amigo pueda consolarme de esa forma cuando esté mal sin tener que acabar en beso o en romance peliculero después. Sé que sucederá. Aun que parezca increíble. Solo hay que ver más allá.

viernes, 12 de agosto de 2011

Yo también te quiero.

+ Tengo un problema.
- Cuéntame.
+ Me gusta una persona, pero no sé como decirselo.
- Lánzate.
+ Es que tiene pareja pero se ve claro que no están bien y creo que él siente algo por mi. Probablemente sea solo amabilidad por su parte, pero es muy buena persona conmigo.
- Nada, seguro que no se lo merece.
+ Pero... ¿qué le digo?
- Dile que simplemente estas enamorada de él y que sueñas con estar a su lado. Que sabes que no es feliz con su novia y que ella no le merece. Que tú siempre estarás ahí para lo que sea y que no te lo sacas de la cabeza. Que cada día que pasa sin él te sientes peor y que ya no te puedes callar cuanto quieres besarle. Y dile también que él elige, si seguir pasándolo de pena con su novia sin saber lo que hace o perder la oportunidad de estar contigo.
+ Vale... estoy enamorada de ti y sueño con estar a tu lado. Sé que no eres feliz con tu novia y que ella no te merece. Siempre estaré ahí para lo que sea y no te saco de mi cabeza. Cada día que pasa sin ti me siento peor y ya no me puedo callar cuanto quiero besarte. Entonces tú elijes, seguir pasándolo de pena con tu novia sin saber lo que haces o perder la oportunidad de estar conmigo.



miércoles, 10 de agosto de 2011

Se tu misma.

No te sientes bien. Sientes que no es tu lugar ni tu momento. Ya lo sé. Cambia de aires. No seas como quieren que seas. Se como quieres ser. No pretendas amoldarte a un prototipo. Diseña tu propio día a día. Aprende a decir no. Contesta a quien le tengas que contestar. Se amable con los que nunca lo eres. Acostúmbrate a integrarte. No analices lo que dices, solamente dilo. Di NO si lo necesitas. No pienses en lo que puedan pensar lo demás. Solo piensa como te sentirás tú. Aprende a quererte. A ser un poco egoísta. A decidir por ti misma. Cuando ya llevas así mucho tiempo, sale solo. El mínimo roce y ya sabes por qué es. Por no ser tu misma. Porque estas siempre al que dirán. Aprende. Actúa. Pronto.

martes, 9 de agosto de 2011

Cosas que nos hacen sonreír.

Siempre esta esa canción especial que te recuerda a esa persona especial. Algo especial para alguien especial. Y una frase que destaca. Cuando la escuchas la sonrisa sale automáticamente y viene a tu mente esa persona. Siempre hay una canción que destaca. Que te lo recuerda. Ojalá pudieras cantársela. Sabría lo que sientes. Ojalá pudierais escucharla juntos. Sentados en la playa, mirando las estrellas. No lo olvidarías nunca. Y luego, después de mucho tiempo, aún que creas que ya no está en tu corazón, la canción saldrá a la luz. Y tu pensarás. Y tendrás que sonreír. No podrás negar lo feliz que fuiste. Esa canción existe siempre. ¿O no? Piénsalo. ¿Cual es tú canción? Sí. Lo sabes. Te recuerda a él. Ahora sonríe. Es bueno sonreír. Estás enamorada. No hay problema. La canción ya forma parte de tu vida. No la eches. Siempre hay alguna. La música es una parte imprescindible del amor. El amor se expresa mucho mejor con música. Esa canción, es vuestra canción. No importa que él no lo sepa. Importa que tú sonrías.

domingo, 7 de agosto de 2011

Adolescencia.

¿Quién no lo ha hecho alguna vez? Estas tomándote una Coca-Cola. Lata. Anilla. ¿Quién habrá inventado lo de decir el abecedario mientras vas girando la anilla? Todos lo hemos hecho alguna vez. Esperando que nos salga esa letra tan especial. Parece una tontería pero hay veces que nos damos cuenta de a quién amamos por tonterías como esa. Tú giras la anilla, pero, ¿qué letra estas esperando que salga? A veces nos damos cuenta de esa manera tan peculiar. ¿Y cuándo sale la letra que esperabas? Sonríes. Aprietas la anilla con el puño cerrado como si de alguna forma quisieras que esa persona supiera lo especial que es para ti. Guardas la anilla. Claro está. Puede que la pongas en un collar o en una pulsera. Saldrás a la calle y la verán. Seguro que alguien astuto te pregunta que letra te ha tocado para que la hayas guardado. Tú solo sonríe de nuevo.

sábado, 6 de agosto de 2011

Buscate a ti mismo.

Cuando no sabes como te sientes tampoco sabes qué hacer. Te tumbas en el sofá, ves la tele, pones música... Nada. Todo igual. Te preguntas por qué estas así. Analizas. No ha pasado nada en especial por lo que puedas estar así. No hace falta que pase nada. Todo en general es lo que te preocupa. La rutina. Necesitas cambiar de aires. Necesitas ayuda. Piensas. ¿Realmente hay alguien a quien se lo puedas confesar? Analizas de nuevo. Puede. Sí. Lo hay. Está de acuerdo. Tenía razón. Pensaba que no pasaba nada y me lo ha sacado todo. Hay veces en las que no tiene que ocurrir nada para no saber si estás bien o mal. Simplemente analiza de vez en cuando tu situación. Tu vida. Y confía en esa persona. Dará resultado. Y cuando ya lo tengas todo, entonces y solo entonces, cambia.

Siéntelo.

No sabes que hacer. Vas de un lado a otro. Lloras. Tranquila. No pasa nada. No es culpa tuya. El ser humano no esta hecho para controlar sus sentimientos. Pero si se puede hacer algo. Sonreír. Pruébalo. Ahora mismo. Sonríe. Vamos, hazlo. No es ninguna tontería. Sonríe. ¿Ya? SONRÍE. Ahora te reirás. Ya hay algo por lo que sonreír. Piensas que no tienes nada por lo que sonreír hoy. Pues ya lo has hecho. Ahora levántate, sécate las lágrimas, muérdete la lengua, trágate tus pensamientos y sonríe de nuevo. ¿Lo has hecho? ¿Seguro? Bien. Para qué darle el gusto a alguien que seguro que se esta riendo de tus lágrimas. Sonríe. Pasa por su lado y sonríe. Apóyate en lo que sabes que no te va a dejar caer. En lo seguro. No todo son lágrimas. También hay sonrisas. Solo tienes que buscarlas entre la oscuridad. Las encontrarás.

Importa la música.

No me importa lo que digan. Soy fan. Ningún problema. No soy una niñata ciega. No solo me gusta él. Adoro la música. Creo que es obvio. Todo tipo de música. Pop, R&B, Rock... me da igual. TODO es música. Me identifico con todo tipo de música. Si me gusta una canción, la escucho. El cantante no me importa. Solo me importa su música. ¿Su vida? Ni me va ni me viene. Su vida no me hace pensar tumbada en la cama por las noches y no me recuerda los buenos y malos momentos. Su música si. Ver más allá. Siempre lo digo. Estereotipos fuera. Reacciona. MÚSICA. ¿Hay algo más importante? Qué más dará Miley Cyrus, que Maldita Nerea, que Shé, que Marea. Es música. Todo música. Solo música. Es lo único que debería importar. Desgraciadamente no es así. Orgullosa de lo que escucho y orgullosa de por qué lo escucho. No solo existe él, pero si hay que decirlo lo digo. Ningún problema.

viernes, 5 de agosto de 2011

Parte de mi.

Mi corazón tiene muchos huecos. Algunos ocupados y muchos por ocupar. Solo hay una condición. Si entras no sales. Lo pone al principio, en la entrada. Si no lo lees es culpa tuya. Por muy mal que me trates, por mucho que me odies, por mucho que me desees mal, de ahí no sales. Entraste. No haber entrado. Yo no te puedo echar. Ahora estas ahí. Puede que estés en un hueco luminoso, bonito y cómodo. O en uno oscuro, húmedo y sucio. Pero estas. Eso es un hecho. Tú me quisiste conocer. Tú quisiste entrar. Tú decidiste quedarte. Tú solito te fuiste. Pero una parte de ti esta en mi. Una parte de ti sigue en ese hueco sabe dios donde que algún día encontraré por casualidad. Una parte de mi sabe que me importas.

Lo puede todo.

Dan igual los kilómetros, los impedimentos, las horas que te separan de esa persona. Hay una cosa mucho más fuerte que lo puede todo. El amor. Nada importa solo con saber que estará bien. La distancia no es obstáculo. Algún día le veré. Me comeré los kilómetros para poder estar a su lado. Abrazándole, diciéndole todo lo que le amo a la cara. Mirándole a los ojos. Sumerguiéndome en ese color verde que tanto me gusta. Te despiertas. Por ahora son solo sueños. Pero siempre tendré en cuenta que estaremos mirando el mismo cielo.

Expresando sentimientos en trozos de papel.

Esos momentos en los que sientes que todo se hunde, que nada te sale bien. Escuchas música tumbada en tu cama. Lloras. No sabes muy bien por qué. Analizas. No es tanto como creías, pero lloras igual. Canciones tristes. Te identificas. Nadie te comprende. Nade te escucha. Nadie te apoya. Te das cuenta que realmente no tienes nadie a quien contarle todo esto sin callarte alguna parte. Necesitas desahogarte. Entonces lo haces. Te levantas, secas tus lagrimas y te sientas en el escritorio. Sacas un folio, un boli y te pones a escribir. Todo lo que no puedes contar lo escribes. Con detalles. Con sentimiento. Te gustaría publicarlo para que todo el mundo supiera como te sientes. Piensas. Nadie lo entendería. Doblas el papel y lo guardas debajo de los libros. Algún día lo encontraras, lo leerás y sonreirás porque estarás bien. Espérate sentada. Te vuelves a la cama. Suena una canción alegre. La quitas. Prefiero lentas, soy así. Te giras. Miras a un punto fijo y piensas. Reacciona.

jueves, 4 de agosto de 2011

Dani Fernández Delgado, un chico que canta con el corazón.

Sin conocerlo a fondo se puede descifrar su personalidad. ¿Cómo? Por su voz. Para mi su voz expresa sobre todo mucha dulzura. Tan dulce me parece su voz que me atrevo a decir que posiblemente sea una maravillosa persona con un corazón gigante. No, posiblemente no, seguro. Nunca se olvida de los suyos. Siempre se acuerda de donde viene y lo que le ha llevado a donde esta. Su voz nunca se quiebra. Permanece fuerte en cada palabra, en cada frase que canta. Para mi su mejor cualidad es su voz, una de las mejores voces que he escuchado nunca. Sin exagerar. Es muy profunda. Diría que es una voz cantada con el corazón. Las palabras le salen del corazón. Siente todas y cada una de las palabras. Se centra mucho en todo lo que hace en el escenario. Derrocha mucha energía en cada actuación y eso se nota. En todo lo que hace. Se nota. La música es muy importante para él. Yo creo que expresa sus sentimientos cuando canta. Solo hay que notarlo. No solo mirarle y saltar gritando. Escucharlo. Daros cuenta. Si lográis escuchar las palabras que le salen del corazón os daréis cuenta de quien es en realidad este chico. Diecinueve años y una grandeza única.


GRACIAS.

19 días.

Cuando puedes contar los días para hacer tu sueño realidad se vuelve mucho más especial. Cada día vas tachando un día del calendario y te sientes genial cuando ves los pocos cuadraditos que quedan para que llegue. Por las noches te acuestas con una sonrisa y sueñas lo increíble que va a ser todo. Por la mañana te levantas de buen humor. Por las tardes no paras de hablar de ello. Unos días antes lo planeas todo. Lo tienes todo listo. El día antes estas más nerviosa que nunca. Solo quieres irte a dormir para que llegue el día siguiente. Lo tienes todo a punto. Nada puede salir mal. Pensando en todo lo que has vivido durante los últimos días, te encuentras de repente, ante tu sueño.

Cuando todo se mezcla.

Le quieres, le odias, le echas de menos... sentimientos que se mezclan. No sabes que hacer. No te decides por el miedo a equivocarte. La decisión acertada te llevará a un camino de sonrisas y momentos felices. La decisión incorrecta te llevará a un camino de torturas y lágrimas. Arriésgate.

Cuando nada más importa.

Caminas entre la gente. Levantas la cabeza. Lo ves. Sonríes. Te ve. Lo mismo. Camináis uno hacia el otro. La música suena. Os paráis. Estáis cerca. Levanta la mano. Te acaricia el brazo. Bajas la cabeza. Te sujeta la barbilla y con un suave movimiento levanta tu cara. Sonríes. Os miráis a los ojos y... os olvidáis del mundo.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Te echo de menos.

Sus besos, sus abrazos, sus caricias, sus te quieros, sus susurros, su manera de mirar, su sonrisa, la manera en la que me hace sentir cuando estoy con él.

Cuando los sueños se hacen realidad.


Cuando lo veas todo negro, no te preocupes, siempre habrá algo o alguien que te ayudará a devolver el color blanco a las cosas. Al final, todo sale bien. Solo tienes que creer.

3MSC♥

Siempre hay un momento en el que el camino se bifurca. Cada uno toma una dirección pensando que al final los caminos se volverán a unir. Desde tu camino ves a la otra persona cada vez más pequeña. No pasa nada. Estamos hechos el uno para el otro. Al final estará él. Pero al final solo ocurre una cosa. Llega el puto invierno. Y de repente te das cuenta de que todo a terminado, de verdad. Ya no hay vuelta atrás. Lo sientes. Y justo entonces intentas recordar en que momento comenzó todo. Y descubres que todo empezó antes de lo que pensabas. Mucho antes. Y es ahí, justo en ese momento cuando te das cuenta de que las cosas solo ocurren una vez. Y por mucho que te esfuerces ya nunca volverás a sentir lo mismo. Ya nunca tendrás la sensación de estar a tres metros sobre el cielo.


Un secreto entre la playa, él y yo.

Noche ligeramente fresca. Una brisa suave agita lentamente mi pelo. Camino por la orilla de la playa. Miro la Luna. Preciosa. Me tapa los ojos. Sonrío. Toco sus manos. Se que es él. Me giro. Sonrío. Sonríe. Caminamos mientras las olas se rompen en nuestros pies. Pasa su brazo por mi hombro. Escalofrío. Me apoyo en él. Se echa a un lado. Caigo en la arena. Reímos. Me acomodo. Se sienta a mi lado. Miramos al cielo. Una estrella fugaz.
- ¿Has pedido un deseo?
+ Sí.
- Y, ¿qué has pedido?
Me mira. Se acerca.
+ Creo que va a hacerse realidad en este momento.

"Para siempre" es una mentira.

Todo lo que empieza acaba. Aún que creas que es lo más bonito del mundo y que nunca puede terminar. Llega un día en el que las sonrisas se borran y las carcajadas se convierten en lágrimas. Y entonces se acaba.

Empiezo(:

Bueno, pues que soy Alba, que me acabo de hacer un blog y hasta que me entere de como va y tal estaré investigando a ver. Pero muy pronto ya empezaré a subir cosillas hechas por mi(: