.

.

sábado, 6 de agosto de 2011

Buscate a ti mismo.

Cuando no sabes como te sientes tampoco sabes qué hacer. Te tumbas en el sofá, ves la tele, pones música... Nada. Todo igual. Te preguntas por qué estas así. Analizas. No ha pasado nada en especial por lo que puedas estar así. No hace falta que pase nada. Todo en general es lo que te preocupa. La rutina. Necesitas cambiar de aires. Necesitas ayuda. Piensas. ¿Realmente hay alguien a quien se lo puedas confesar? Analizas de nuevo. Puede. Sí. Lo hay. Está de acuerdo. Tenía razón. Pensaba que no pasaba nada y me lo ha sacado todo. Hay veces en las que no tiene que ocurrir nada para no saber si estás bien o mal. Simplemente analiza de vez en cuando tu situación. Tu vida. Y confía en esa persona. Dará resultado. Y cuando ya lo tengas todo, entonces y solo entonces, cambia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario