.

.

viernes, 5 de agosto de 2011

Expresando sentimientos en trozos de papel.

Esos momentos en los que sientes que todo se hunde, que nada te sale bien. Escuchas música tumbada en tu cama. Lloras. No sabes muy bien por qué. Analizas. No es tanto como creías, pero lloras igual. Canciones tristes. Te identificas. Nadie te comprende. Nade te escucha. Nadie te apoya. Te das cuenta que realmente no tienes nadie a quien contarle todo esto sin callarte alguna parte. Necesitas desahogarte. Entonces lo haces. Te levantas, secas tus lagrimas y te sientas en el escritorio. Sacas un folio, un boli y te pones a escribir. Todo lo que no puedes contar lo escribes. Con detalles. Con sentimiento. Te gustaría publicarlo para que todo el mundo supiera como te sientes. Piensas. Nadie lo entendería. Doblas el papel y lo guardas debajo de los libros. Algún día lo encontraras, lo leerás y sonreirás porque estarás bien. Espérate sentada. Te vuelves a la cama. Suena una canción alegre. La quitas. Prefiero lentas, soy así. Te giras. Miras a un punto fijo y piensas. Reacciona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario