.

.

viernes, 19 de agosto de 2011

No decidas por mi.

Odio. Lo odio. Se me quita la sonrisa. Odio cuando deciden por mi. Yo soy yo. Mi vida es mía. Yo decido en ella. No sabes nada. Crees que lo sabes todo y no sabes nada. Yo decido. YO. Déjame hablar y cállate tú. Yo tomaré mis propias decisiones. Es mi vida. Intenta poner en rumbo la tuya y deja que la mía siga su camino. Sigue intentando ser quien no eres. Farda de lo que no tienes. Pero a mi déjame con mi sencillez. Yo y solo yo soy dueña de mi vida. Cerrada a cal y canto. Nadie más puede entrometerse en ella y mucho menos intentar dirigirla. Repito, nadie. Piensa en como solucionar lo tuyo y déjame seguir con lo mio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario