.

.

lunes, 29 de agosto de 2011

Paciencia.

Hay ocasiones en las que, con un simple chasquido de dedos, te gustaría transportarte a un lugar lejano. Casi imposible de llegar. Solo para estar en ese lugar, ver a alguna persona especial, asistir a alguna fiesta... Ojalá fuera tan fácil. Poder cerrar los ojos y al abrirlos encontrarse en el lugar deseado. Siempre puedes creer que algún día se cumplirá. Hay tantos lugares que queremos visitar, tantas las personas a las que queremos ver. Algún día podrás. Tarde o temprano. No seas impaciente. Podras llegar. No con un chasquido de dedos, pero llegarás. Y podrás asistir a esa fiesta y ponerte ese vestido que tanto te gusta para la ocasión, podrás visitar esa fuente en la que por la noche se ven reflejadas las estrellas y podras abrazar y mirar a los ojos a esa persona especial. Poco a poco. Sin prisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario