.

.

domingo, 28 de agosto de 2011

Reacciona ya.

En la vida de algunas personas llegará ese momento en el que se den cuenta de que todo lo que han hecho y han construido era una vil mentira. Que las personas en las que tu creías confiar te dan la patada a la mínima de cambio. Te das cuenta de que en realidad tu gente no está ahí. Está muy lejos. Tú eres muy diferente. Llega un momento en el que te hartas de todo. Lo mandas todo a la mierda. Y a todos. Lloras. ¿Y qué? Tu lloras, ellos gozan. Tu las pasas putas, ellos disfrutan. Te acoges en ese par de personas contadas a las que les puedes decir todo esto sin miedo a que te digan que estas loca o que simplemente no sabes lo que quieres. Lo sé de sobra. Esto no. Odio mi vida, sí, la que yo misma he construido. Pero piensas. Y piensas en que los errores, como esta puta vida, están para solucionarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario