.

.

sábado, 6 de agosto de 2011

Siéntelo.

No sabes que hacer. Vas de un lado a otro. Lloras. Tranquila. No pasa nada. No es culpa tuya. El ser humano no esta hecho para controlar sus sentimientos. Pero si se puede hacer algo. Sonreír. Pruébalo. Ahora mismo. Sonríe. Vamos, hazlo. No es ninguna tontería. Sonríe. ¿Ya? SONRÍE. Ahora te reirás. Ya hay algo por lo que sonreír. Piensas que no tienes nada por lo que sonreír hoy. Pues ya lo has hecho. Ahora levántate, sécate las lágrimas, muérdete la lengua, trágate tus pensamientos y sonríe de nuevo. ¿Lo has hecho? ¿Seguro? Bien. Para qué darle el gusto a alguien que seguro que se esta riendo de tus lágrimas. Sonríe. Pasa por su lado y sonríe. Apóyate en lo que sabes que no te va a dejar caer. En lo seguro. No todo son lágrimas. También hay sonrisas. Solo tienes que buscarlas entre la oscuridad. Las encontrarás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario