.

.

domingo, 28 de agosto de 2011

Va por ti, ¿sabes?

Me lo haces una vez, me lo haces dos, pero a la tercera vez no te salvas. Crees que puedes hacer conmigo lo que quieras y no es así. Siempre has pensado que soy como un juguete al que puedes manejar a tu antojo. Se acabó. Este muñeco se ha quedado sin pilas. Ya no existe para ti. Este muñeco ha aprendido a tener secretos, ha aprendido a no hacer todo lo que le digas, ha aprendido a no besar por donde tú pisas. Ha aprendido a tener su propia vida. Me has perdido. Aún que tú no sepas por qué. Yo no te lo diré. Cuando tengas un minuto para pensar, reflexiona. Creías que ibas a poder seguir chupándome la sangre y que yo iba a seguir solucionándote la vida. No es así. Voy a cambiar. Ya he cambiado. Me buscaré a mi misma y tú no estarás en esa búsqueda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario