.

.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Muestra tu lado diferente.

Os la dedico. A todas esas personas, a todos esos adolescentes que ahora mismo están pensado en desaparecer y no tener que volver a preocuparse de nada. Piensa en todo lo malo. Vamos, reúnelo. Llora. Llora con lagrimas de cocodrilo. Una hora, dos, una lagrima, dos. Desahógate. La música es buena. Ponte música triste. Mira por la ventana. Sigue llorando. Ahora siéntate. Mirate al espejo. ¿Que ves? A ti. Justo al acabar de llorar. ¿Quieres que te vean así? Claramente no. Sécate las lagrimas. Acicalate el pelo. Respira hondo. Y ahora, sonrie. Hay veces que tienes que sonreir y te cuesta mas porque el peso de las malos pensamientos es mucho mayor que en otras ocasiones. En ese caso, ponte una sonrisa más grande. Mírate. Te ves bien. La sonrisa se te borrará y te quedaras mirando tu cara reflejada en el espejo. Reacciona. Reacciona ya. Mira hacia otro lado. Piensa. Ya no sonreirás más. Cuentaselo a alguien. Desahogate de nuevo. Llorar no siempre es lo más infalible. Sabes en quien has pensado. Te entenderá. Confía en tu gente. La vida es así. Hay tormentas y días de sol. Hay Verano e Invierno. Pero eres especial si todo se nubla justo cuando llega el Otoño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario