.

.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Deshazte de las ataduras.

Que te echo de menos. Pero hay que ser fuerte. Luchar contra la tristeza. Pensar que lo conseguirás cuando en realidad estas apunto de tirar la toalla. Sí, así es como se hace una persona fuerte. Es imposible no pensar en esas cosas. No somos dueños ni de nuestra mente ni de nuestro corazón. Comprobado. Crees que tienes la mente en blanco y cuando te das cuenta de lo que estas pensando ya es demasiado tarde. Nadie puede evitar no pensar en alguien. Apartarlo así sin más. Por mucho que se intente. En algún aspecto siempre estará presente. Eso no se puede evitar. De ninguna manera. Ya lo comentó alguien en el momento adecuado: no se puede olvidar a una persona en tres días, tres horas, tres minutos... Tiempo. Tiempo es lo que me hace falta a mi para que todo se equilibre. Pero, lamentándolo mucho, no lo tengo. Y nunca lo tendré. El tiempo es algo relativo. Si lo usas no vuelve. Si no lo usas no vuelve. Úsalo con cabeza. En mucho tiempo pueden pasar millones de cosas. En menos de una micro parte de ese tiempo pueden pasar esos millones de cosas posibles. Nunca subestimes el tiempo. No entiende de sentimientos. No entiende de nada. Solo se limita a pasar. Y pasa. Y pasa. Y pasa. No lo veas pasar. Vive tu tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario