.

.

sábado, 1 de octubre de 2011

Frustración.

Te sientes estúpida. Las desgracias nunca vienen solas. Cuando piensas que todo se va equilibrando y van apareciendo cosas buenas, todo se cambia. Ocurre un giro de 360 grados que lo pone todo patas arriba. Sea lo que sea. Si una desgracia aparece, agárrate porque en poco tiempo aparecerá otra. La vida es así. Un cumulo de curvas y altibajos. Pensándolo bien, si la vida fuera un camino de rosas no sería vida. Pero cambios tan bruscos tampoco deberían de ser estrictamente necesarios. No hace falta. Pero no puedes hacer nada. Lo que debe de pasar pasará. No se puede cambiar. Solo te queda mirar de cara al futuro. Trabajando día a día para que tu futuro no sea tan pésimo. No se puede predecir el futuro, lo tienes que crear tú. Aún que ahora estés en el duro presente. Solo te queda llorar, dejar de llorar y sonreír. Pero son muchas las cosas que ocurren. Muchas las noches en las que se te quedan los ojos como platos sin saber si dormir o llorar. Y optas por llorar. Y se te pasan miles de coas diferentes por la cabeza. Cosas que no sabes siquiera si tienen la importancia que les estas dando. Solo queda dejar que pase lo malo. Y que vuelva lo bueno. Y que desaparezca otra vez. Una y otra y otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario