.

.

lunes, 17 de octubre de 2011

No importa nada más.

Que no te importen los demás. Piensa en ti por un momento. Deja el "qué dirán" a un lado. Tú. Tu vida. Tu misma. ¿Qué importa lo que digan de ti? Haz lo que quieras cuando quieras. Siéntete libre sin que nada más importe. Equivócate. Significará que lo estas intentando. Pero no te rayes por eso. Si quieres ser libre necesitas equivocarte. Nadie es perfecto. Nadie. Mínimo fallo. Pero nadie es perfecto. Sabes que debes. Búscate. No será fácil, pero llegarás al final. Y sonreirás. Más que nunca. Como nunca has sonreído. Sigue el camino. Pero mira al frente. Deja de mirar a los lados como si todo el mundo pusiera los ojos en ti. No te importa quien te vigila, ¿de acuerdo? Solo importas tú. Tu felicidad. El poder alcanzarla en algún pequeño instante de tu vida. Poder acariciarla con los dedos. No pienses. Actúa. Reflexiona las cosas una sola vez. No le des mil vueltas o al final no sabrás que hacer. No vivas al límite, impón unos límites. La felicidad no está en lo que opine alguien de ti. Está en lo que estés dispuesta a hacer para alcanzarla. Piensa en eso. Reacciona. Actúa. Búscate. Piensa. Pero piensa en ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario