.

.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Haz el payaso. Sí, el payaso.

No pienses en nada más. Ni en lo que va a pasar, ni en lo que puede pasar. En nada. ¿Futuro? ¿Qué es eso? Nada. Presente. Aquí y ahora. Siéntete tú. Como lo oyes. Siéntete tú. Vuélvete loca. Disfruta de lo que tienes. Lo que está por llegar ya llegará. Sin que nada importe. Sin que nadie importe. Piensa en ti. Sé egoísta. Cuanto más egoísta mucho mejor. Piensa en ti por un momento. Deja el que dirán de una vez. Lo digo y lo repito. Tú, tú, y tú. Libertad. Liberación. Libérate. Grita, salta, siente el viento en tu pelo. Siéntete preciosa. Siéntete a gusto contigo misma. Haz lo que tengas que hacer sin que te importen las consecuencias. Ni ahora ni nunca. Nadie te puede echar nada en cara. Aun que lo vayan a hacer. Es tu felicidad. No la pongas en juego por los demás. Quédate con ella un instante. Porque la felicidad no se puede tener siempre. Solo se tiene en pequeñas dosis y cortos periodos de tiempo. Sabe dios cuanto te llegará. ¿La vas a dejar escapar? No. Píllala. Cógela. Estrújala. Hazla tuya. Es tuya. Manda a la mierda cosas si te sientes mejor. Nada va a pasar. Sal a la ventana y respira con los ojos cerrados. Paz. Libertad. Alcanza todo eso. Sé como quieres ser, no como quieren que seas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario