.

.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Piensa, actúa.

Dilo. Lo que piensas, lo que sientes. Dilo. No importa más. Desahógate. No hace falta ni llorar ni sufrir. Haz lo que sientas y no esperes que nadie te lo eche en cara. Lo harán. Seguramente. No todo el mundo es como tú. No le des importancia. Ni la más mínima. Tú lo has dicho, tú lo has hecho. Es así. Es lo que importa. Nada más. ¿Consecuencias? Siempre hay consecuencias al hacer algo. ¿Te importan? No deberían. ¿Algo más? Pues sí. Sentirte bien contigo misma que es lo que realmente importa. Si lo sientes ya sabes lo que tienes que hacer. Si te equivocas te equivocaste. ¿Algún problema? Yo creo que no. Todos tenemos derecho a tener errores. Nunca se puede tener nada seguro. Lo que piensen los demás no te ayuda a ser feliz. Si tu sonríes nada más importa. Mostrar indiferencia por el resto y preocupación por ti misma no es egoísmo. Es saber pensar. 


1 comentario:

  1. Hola! He estado viendo tu blog y me gusta mucho,asi que te sigo!! :)
    Si quieres pasate por el mio: http://paseobajolasestrellas.blogspot.com/
    Sigue asi!! ;)

    ResponderEliminar