.

.

martes, 17 de enero de 2012

Sal.

Ves como todo se junta, como todo se hunde, como todo se va muriendo sin poder reaccionar de alguna manera. Tú te contienes, contienes todo lo que puedes y más únicamente para que los que están a tu alrededor no estén mal contigo. Malo por ti. Pero revientas. Demasiada presión para un cuerpo tan pequeño, para una vida tan corta. Te tienes que desahogar. Canta delante de un espejo, salta, grita, escribe, llora... pero desahógate. Lo necesitas. No está mal venirse abajo, todos lo hemos hecho. No está prohibido caerse. Pero ten una cosa clara, es obligatorio levantarse. Obligatoriamente. Nos hundiremos, pero siempre saldremos a delante. Y nadie lo va a hacer por nosotros. Siempre hay algo a lo que aferrarse. Agárrate y sal. Con todas tus fuerzas. Sal y sonríe. Con la mejor de tus sonrisas. Sonríe y vive. De la mejor manera posible. Vive y sé feliz. En los mejores momentos de tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario