.

.

martes, 28 de febrero de 2012

Tú, y después, tú.

Pues estoy sonriendo. Y me alegro mucho. Hace unas semanas me engañaría a mi misma y sería todo un poco cínico, pero hoy, quiero sonreír. La música me entra bastante bien. ¿Y sabéis lo mejor? Que nadie me lo puede impedir. Nadie. Ya soy como inmune. Acostumbrada a un montón de putadas. Nada me sorprende, pero no voy a tener la cara de decir que no me afecta. No soy de piedra, claro está, pero tengo muy claras mis prioridades. Eso siempre. Y una de mis prioridades favoritas, una de las que más quiero, una de las que considero más importantes, soy yo. Y para ti, tú. Y para ti también. Si, tú, tú. ¿Por qué no? ¿Algo o alguien merece estar por encima de ti en tus prioridades? Pues no. Para nada. Y no es egoísmo. Ni mucho menos. No te equivoques. Es supervivencia. Supervivencia para dejar de sobrevivir y empezar a vivir. Supervivencia y sentido común. Si tienes sentido común te darás cuenta de que, tu sonrisa, vale mucho más que cualquier cosa que te puedan ofrecer. Cualquiera.

sábado, 25 de febrero de 2012

Pasado.

Querido pasado, he vuelto porque quería que supieras que no te olvido. Bueno, de echo no puedo olvidarte. Tampoco quiero. Eres algo que está ahí, que ha ocurrido y que ya nunca podré borrar. No eres algo muy bueno, pero tampoco eres nada malo. Formas parte de mi. ¿Cómo menospreciar a algo que ya forma parte de tu vida? A veces te recuerdo y lloro. O sonrío, depende. Prefiero sonreír, está claro, pero a veces es difícil al analizarte. Procuro no hacerlo mucho. A veces me vienes a la mente sin ningún sentido aparente. Simplemente llegas y te plantas en mi cabeza. Sin más. Inevitable. O a veces no te vas de mi lado, te plantas en frente mía y no me dejas avanzar. Entonces te peleas con mi presente que está debilitado y no tiene recursos para defenderse. ¿Pero sabes lo que haré? Llamaré a mi futuro. Si, si, al futuro. Mi futuro está muy decidido a defender lo que es suyo, a defender su bien estar. Serán dos contra uno. Así que te pido por favor, que dejes de hacerlo. Ahórratelo. Enserio. No te va a merecer la pena. Prefiero recordar los buenos momentos que tienes a obligarme a llorar cada vez que te recuerdo. De verdad, eres pasado. Lo pasado en el pasado. Vuelve a tu lugar. Cada cosa en su sitio y tú, atrás.

jueves, 16 de febrero de 2012

Cambios.

Hay personas que cambian de la noche a la mañana, de la mañana a la noche, de un día a otro. Radicalmente. No es su momento de cambiar, no deberían de hacerlo. Pero lo hacen. Sin saber cómo ni por qué. ¿Explicación? No la busquemos. La mayoría de las veces perdemos el tiempo buscando un por qué. No siempre lo hay. No siempre se entienden las cosas, las personas. El poder de la mente. El ser humano todavía tiene mucho por descubrir, muchas cosas que entender. ¿Cuántas personas cambiarán al día en todo el mundo? Infinitas. De color de pelo, de forma de vestir, de personalidad... Unas veces un buen cambio, otras veces totalmente equivocado y ciego. Cuidemos muy mucho nuestros actos. Eso de actuar y luego pensar ya no se lleva. No es de lógica, no es de lógicos. Piensa antes de actuar, actúa con cabeza. No te lo tomes al pie de la letra. Todo tendrá sentido si lo has pensado, sino, te lo podrán reprochar en cualquier momento de tu vida.

martes, 14 de febrero de 2012

Sonreír de nuevo.

Y me siento bien. A pesar de todo, me siento bien. Aún que haya gente que quiera quitarme la idea de la cabeza, me siento bien. Aún que quieran hacerme sentir mal, me siento bien. Supongo que la agonía se ha dado cuenta de que estaba resultando absurda. O simplemente es que las lágrimas se me han agotado. Como última opción le tomo la palabra al cansancio. Cansada de sentir que nada vale, cansada de pensar que ya estoy loca, cansada de creer en cosas que ya nunca, repito, nunca volverán a ser como antes. Y es así. No hay más. Menos líos, menos problemas, menos rollos. ¿Solución? ¿Por qué siempre tiene que haber una solución? ¿Un por qué? Tampoco. Es absurdo buscarle lógica a algo que no la tiene. A algo que no la ha tenido nunca. ¿Manera de arreglarlo? No hay. Se acabó. Finiquitado. No hay peros que valgan, no hay posibles escondidos. Todo tiene un final, nada es para siempre. ¿Has mejorado? Quizás. ¿Te importa? No mucho. Bueno, pues sigue. Levanta la cabeza, sacúdete el polvo de haber estado tanto tiempo hundida, ignorada, pisoteada, y camina. Porque mira, ¿lo ves? Si, si, justamente eso, ahí está, un camino precioso y entero para ti solita.

sábado, 11 de febrero de 2012

A pesar de.

Cuando te sientes... es cómo... solo quieres... a ver, empecemos de nuevo. Cuando no sabes que hacer. Si, vamos a dejarlo en eso. Cuando no puedes más. Pero no un "no poder más" de "quiero irme porque voy a explotar." No. Estas medianamente bien. Las cosas van por un lado genial y por el otro andan un poco torcidas. Espero que se solucionen. Pero llegan momentos en los que no sabes. Y no sabes nada. Bueno, si, sabes que todo esto es solo por una persona. La que lo ha puesto todo patas arriba. Y sabes que, a pesar de todo, a pesar de meses y meses de mezclas de emociones completamente distintas, quieres sentir a esa persona a tu lado. Porque después de todo, ya forma parte de tu vida. Y eso ni tú ni nadie puede cambiarlo. Y sabes también, que con un simple "hola" ya estarías mejor. Aún que no le quieras contestar, pero estaría cerca tuya. Y si ya pudieras acariciar su cara... Parémoslo ya. Es imposible. He perdido. Tengo que admitir mi derrota. Y pronto. Porque esto sigue creciendo y creciendo y yo ya no puedo hacer nada. Me gustaría continuar, luchar, pero sería en vano. Energía gastada a lo tonto, lágrimas derramadas sin sentido.

jueves, 9 de febrero de 2012

Donde los enamorados.

Lucho por algo que no tengo, por algo que no tendré, por algo que no sé si quiero tener. Pero lucho, lucho porque no lo tengo. Nos encantan los prohibidos. Los adoramos. Es cierto, no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes. Yo si lo sabía. Y me estoy arrastrando, estoy coladita, no me reconozco. Vomito arco iris. Por dios... creo que voy a parar ya. ¿De qué me sirve? No voy a conseguir nada. Ni siquiera estoy segura de si quiero. Pero me gusta sentirte ahí, sentirte cerca. Sentir que me quieres aun que no me lo crea. Y moriré el día en que beses a otra. Escalofrío. Esos labios son míos. Lo eran. Sus te quieros no serán tan sinceros, segura. Yo lo sé. Solo yo sé como decirte que te quiero para hacerte sentir especial. O por lo menos lo sabía. Solo tú sabes como hacerme sentir en una nube, ahí arriba, flotando, si, en el cielo. Solo contigo puedo viajar a ese lugar. Solo quiero contigo. Y aun que sé que no volveré, que ese cielo ya no contará más conmigo, lo he dicho, eres tú el único que tiene permiso.