.

.

jueves, 9 de febrero de 2012

Donde los enamorados.

Lucho por algo que no tengo, por algo que no tendré, por algo que no sé si quiero tener. Pero lucho, lucho porque no lo tengo. Nos encantan los prohibidos. Los adoramos. Es cierto, no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes. Yo si lo sabía. Y me estoy arrastrando, estoy coladita, no me reconozco. Vomito arco iris. Por dios... creo que voy a parar ya. ¿De qué me sirve? No voy a conseguir nada. Ni siquiera estoy segura de si quiero. Pero me gusta sentirte ahí, sentirte cerca. Sentir que me quieres aun que no me lo crea. Y moriré el día en que beses a otra. Escalofrío. Esos labios son míos. Lo eran. Sus te quieros no serán tan sinceros, segura. Yo lo sé. Solo yo sé como decirte que te quiero para hacerte sentir especial. O por lo menos lo sabía. Solo tú sabes como hacerme sentir en una nube, ahí arriba, flotando, si, en el cielo. Solo contigo puedo viajar a ese lugar. Solo quiero contigo. Y aun que sé que no volveré, que ese cielo ya no contará más conmigo, lo he dicho, eres tú el único que tiene permiso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario