.

.

sábado, 10 de marzo de 2012

Historias que empiezan.

¿Nunca te ha pasado? Sí, sí, algo así como que te enamoras por inercia. Como lo escribo. Ves a una persona y dices: me he enamorado. Al principio es un poco en plan de bromas, por hacer la gracia, pero pasan los días y tú, en silencio, te sigues fijando en esa persona. Obviamente no estás enamorada. Los enamoramientos no llegan en un día, ni en dos, ni tampoco se olvidan en un día, ni en dos. Sí, era necesario decirlo. Hay gente que todavía no lo tiene claro. Falta de coherencia. El caso es que te gusta ver a esa persona cuando sales de clase, te gusta cruzártela por los pasillos y ponerte nerviosa cuando averiguas algo nuevo de su vida. Todo esto en silencio, sin que esa persona sepa nada. Claro, no os conocéis. Y llegan las preguntas. "¿Cómo me presento? Un momento... ¿me presento? No lo conozco de nada, es una locura." Nervios. Nervios todo el rato cuando os cruzáis. ¿De verdad? Parece que hay cosas que nunca cambian. Una de ellas es el amor. Por muchas puñaladas que te den al final acabas cayendo. No lo llamemos amor a estas alturas, llamémoslo de una forma especial. Sí, continuará.

2 comentarios:

  1. Me ha pasado lo mismo que escribes y me esta pasando! Preciosa entrada :)

    ResponderEliminar
  2. Me ha pasado alguna vez. Me gusta como escribes, yo también lo hago :)

    ResponderEliminar