.

.

miércoles, 11 de abril de 2012

Escuchate.

Cosas que no entendí, que no entiendo, que no sé si algún día entenderé. Pero hay algo que si tengo muy claro: no pienso perder mi tiempo en entenderlas. ¿Para qué? El tiempo es oro. Son cosas del pasado. Deberíamos apartarlas de nuestra mente, aislarlas de algún modo, dejarlas a un lado. No diré que hay que olvidarlas porque algo que ha formado parte de tu vida no se olvida. Nunca. Forma parte de ti. Aunque tú no lo quieras así. Ya sea parte de tu pasado o tu presente, pero están ahí. Otra cosa es que les demos la importancia que se merecen a cada una de ellas. Aprende a anteponer lo bueno a lo malo, usa la coherencia y preocúpate de lo importante dejando a un lado lo superficial. Escucha lo que tienen que decirte y reflexiona. No siempre tus propias decisiones son las más acertadas.

1 comentario:

  1. bonito blog y entrada, te espero por el mio, besitos!:)

    ResponderEliminar