.

.

jueves, 24 de mayo de 2012

Hola, me llamo Amor.

¡Tilín, tilín! He llegado. Bueno, he vuelto. ¿Cómo lo has pasado? Mal, lo sé. Has sufrido eh... lo he sentido. Ha sido como nunca. Duro, muy duro. La cagó un poco, ¿no? Pero bueno, no todo es de color de rosa, tú bien lo sabes. Has estado demasiado mal, a veces hasta he temido por ti. Fue... muy malo. Creo que te cegué, mucho, dejaste que lo hiciera. Yo solo aparezco y ya está. En fin, ya ha pasado. Pero como te deshiciste de mi eh... me dio pena irme pero fue muy valiente. Buen trabajo. Estoy orgulloso de ti. Ah, una última cosa, si estoy hablando contigo será por algo. Uy, amiga, ¿por qué he aparecido otra vez de repente? Me siento débil pero como sigas así... bueno, ¿sabes qué te digo? Que me alegro de que haya una posibilidad de volver a otra aventura contigo. Y sin miedo, eh, ya lo sabes. Tú camina en línea recta. Yo sigo aquí. Te iré informando.




No hay comentarios:

Publicar un comentario