.

.

miércoles, 30 de mayo de 2012

Lánzate a la locura.

Hola, hace tiempo que te observo. Sí, sé que no debería, pero cada vez que veo tu pelo, tus ojos... me pierdo. Me embobo y sonrío. Se me queda cara de tonta. Y es lo que debo de ser, tonta. No debo, no debería, pero siempre acabo cayendo. ¿Por qué? No lo sé. Yo no decido. Y me gustaría hacerlo. Poder hablar con eso que está dentro de mí y decirle: eh, tú, yo decido, ¿vale? Pero no, no me hace caso, no entiende a razones. Aparece y punto. No me gusta. No me gusta no saber qué hacer. No me quiero arriesgar a dejarlo pasar y después descubrir lo que podía haber sido. ¿Y qué hago? Tampoco puedo esperar a que ocurra algo que probablemente no suceda. No quiero volver a perder el tiempo. Yo y mi cabeza, mi cabeza y yo. ¿Por qué siempre le tenemos tanto miedo a las cosas nuevas? Ojalá fuésemos más valientes y lucháramos por lo que de verdad queremos, por lo que de verdad nos hace bien. Porque los sueños son buenos, pero por desgracia la realidad tiene un peso mucho más grande.






1 comentario:

  1. Maaaaaaaaaadre, muy bueno el texto; ya tienes una nueva seguidora (:
    Un beso.

    ResponderEliminar