.

.

miércoles, 29 de agosto de 2012

SHÉ.

Cuando me sentí sola, cuando nadie se acordó, cuando aquel chico al que amaba me destrozó el corazón, cuando mis padres se marcharon y conocí el dolor, cuando grité por fin basta y nadie mostró compasión. Cada vez que merecí una sonrisa y no la vi y me sentí desplazada, cada una de las veces que mi piel notó el rechazo de la vida hacia mi cuerpo. Cuando nado entre dudas y no encuentro solución, cuando le pido ayuda al cielo porque busco perdón, cuando me siento perdida y confundida, es mi ánimo en momentos de bajón, cuando vi el final y estuvo a punto de pasar, la vez que no pude más y pensé en abandonar. Es quien levanta la esperanza que tenía, ese que un día me dijo lo mismo que me ocurría.


"Yo te comprendo porque también pasé por lo mismo que tú."

No hay comentarios:

Publicar un comentario