.

.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Ilusiones.

Y cada vez que se te presenta algo así es en una situación más complicada. Me encantan los retos. Retos casi imposibles, pero no inalcanzables. Prefiero decir que no, pensar que en realidad es mentira y que solo me estoy confundiendo otra vez. Ilusa. Claro, otra vez. Tratar de convencerse a uno mismo de no querer que una cosa sea de alguna manera, es automáticamente saber que esa cosa es así. Y no hay más. Lo sabes y sigues queriendo decir que no. Da igual. Al final lo único que consigues es alargar el día en el que lo admitas. Porque llegará. Sabes que llegará. Las cosas que nos pasan no son para dejarlas a un lado, no son para pensarlas y después hacer como si nada. Bueno, no importa, no es culpa tuya. Deja que fluya, no te agobies. Ya sabes cómo va esto. No hay vuelta atrás.




No hay comentarios:

Publicar un comentario