.

.

martes, 23 de octubre de 2012

Mi pequeña cicatriz

Ni todo es malo ni dura para siempre. Aunque sea una de las grandes ironías de la vida, a veces solo hay que darle un poco de tiempo al tiempo. Como si al tiempo le faltase tiempo. Los errores suelen doler, si duelen también suelen dejar una herida. Tranquilo, las heridas cicatrizan. Todas. Con tiempo y cuidándola bien puede que hasta llegue a no notarse. Puede que pase mucho tiempo y de repente un día esa cicatriz te vuelva a doler de repente. No pasa nada. Tú ni caso. Las cicatrices no son más que un mero símbolo de nuestras batallas ganadas. Quizá no hayamos ganado en todas, pero lo que si demuestran es que hemos luchado. Con todo lo que teníamos, con todas nuestras fuerzas y nuestras armas. ¿Por qué no lucir nuestras cicatrices con orgullo y satisfacción? Oye, tú, esta fue de cuando ese chico que me gustaba empezó a salir con la chica del coche rojo. Oye, ¿sabes de qué fue esta? De cuando pasé ese mal trago en mi familia y pensé en que todo se iba a la mierda. Quizás te digan: pues tiene buen aspecto. Tienes buen aspecto. Va a ser eso, al final el tiempo le ha sentado bien a mi pequeña cicatriz.


1 comentario:

  1. Adoro la canción de Divididos del nuevo disco de Rulo. Me encantaría que pudieras hacer una entrada sobre la canción.
    Gracias.

    ResponderEliminar