.

.

sábado, 26 de enero de 2013

Motivos para sonreír.

+ Hoy no tengo motivos para sonreír.
- ¿Perdona? ¿Cómo dices? Estoy segura de que tienes mil y un motivos para sonreír una y varias veces al día. Una buena nota en el instituto, un abrazo de tu mejor amiga tras hacerle un favor, un beso de tu madre mientras te dice que está orgullosa de ti, que salte tu canción favorita en el modo aleatorio, unas palabras inesperadas, ver como tu hermana pequeña va creciendo, como tú. Mirar a tus amigos de toda la vida y recordar todos los momentos que has pasado con ellos, una foto de esa persona que ya no está y que tanta alegría te dio, un evento futuro, el dulce sonido de un piano mientras caminas al lado de una escuela de música, esa frase de aquella película que se ha convertido en tu favorita, las tostadas calientes por la mañana, justo como a ti te gustan. Sentir que estás haciendo las cosas bien, recordar, amar, hacer el idiota frente al espejo, pasártelo bien, leer esto. Todo eso puede pasar en un día. ¿Acaso no te has levantado esta mañana? Quiero decir, estás viva, ese debería ser uno de los mejores motivos para esbozar una sonrisa todos los días.


No hay comentarios:

Publicar un comentario