.

.

viernes, 5 de abril de 2013

Disfruta.

Una vez leí en algún sitio que uno de los mejores momentos en la vida de las personas es esperar una fecha determinada. Y estoy completamente de acuerdo. Cuando sabemos la fecha exacta de algo que queremos que pase porque es importante para nosotros nos pasamos ese tiempo contando los días que faltan y planeando cosas para que salga más perfecto si cabe. ¿Y después? Después nada. Quiero decir, una vez que ya no hay nada que contar ni nada por lo que esperar, ¿qué? Lo único que te quedan son los recuerdos de lo que fue. Y es que estás tan emocionada cuando por fin llega el momento que ni siquiera te das cuenta de que el comienzo es a la vez el final. Ahora sí, ¿te das cuenta? No te importaba nada, has sabido vivir a tope tu momento, el presente. Bien hecho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario