.

.

sábado, 27 de julio de 2013

Secretos.

¿Nunca os ha pasado que no tenéis algo claro y ciertas circunstancias hacen que se te disipen las dudas? Debemos de tener cuidado, mucho cuidado con nuestros actos, lo que decimos, a quién se lo decimos... con un mínimo movimiento podemos hacer cambiar los pensamientos de una persona hacia nosotros en menos de un minuto, podemos hacer que la visión, la idea que alguien tiene de nosotros cambie por completo. Por eso hay que aprender a tener secretos. Siempre lo digo. ¿Qué somos las personas sin secretos? ¿Qué emoción le dejamos a la vida si difundimos todo lo que sabemos a los cuatro vientos? Si alguien confía en ti, no se la juegues. Es todo una serie de confío, confío y confío la que nos hace ir contando las cosas a personas puntuales para acabar en una gran desconfianza general. Es nuestra culpa. Somos culpables de tantas cosas... por eso hay que ser más listos de lo que creemos ser. Guárdate ciertas palabras, ciertos secretos. No presumas de ellos, sólo guárdalos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario