.

.

martes, 29 de octubre de 2013

Mal día.

Se hace difícil intentar seguir sonriendo cuando no sientes fuerzas para hacerlo, para qué negarlo. Cuando llevas un tiempo en el que nada de lo que te gustaría conseguir te sale bien, hasta la más mínima tontería sirve para hacerte decaer. Son tiempos duros para personas como nosotros. Solemos presumir de autoestima, de lo fuertes que somos, pero no significa que no haya días en los que nos gustaría quedarnos en la cama pensando en nada pero en todo a la vez. Y es que no tiene nada de malo, ¿verdad? "Todo saldrá bien." Vale, hasta entonces, ¿no puedo tener un día de bajón? Un respiro, solo pido uno. Volveré con fuerzas, lo prometo. Ni quiero estar mal ni quiero fingir no estarlo. Qué más da el resto del mundo. Os buscaré si necesito algo. No es un hábito ni una costumbre, nunca lo ha sido y nunca lo será. Solo un día, nada más.




No hay comentarios:

Publicar un comentario