.

.

domingo, 3 de mayo de 2015

Comienzo y final.

La vida es un continuo comienzo y fin. Existe un gran comienzo y un gran fin, pero, en medio de esos dos puntos, hay un sinfín de puntos más. Cuando te reinventas, cuando empiezas de cero, cuando cambias radicalmente... esos son pequeños comienzos. Comienzos que siempre acaban. Siempre tienes que volver a reinventarte, volver a empezar de cero, volver a hacer cambios radicales. Porque hay personas que no conocen la suerte, hay personas a las que lo bueno no les dura, hay personas que han de mover fichas constantemente en su vida para estabilizar un mínimo el tambaleo de los cimientos. Y no os hacéis una idea de lo que cuesta y cansan esas acciones. Por eso, llega un momento en la vida de todas estas personas en los que, han movido ficha tantas veces, se han esforzado tanto en hacerlo bien que, por lógica, los momentos futuros cansan y cuestan más. Mucho más. A medida que pasa el tiempo los comienzos son más costosos y los finales más dolorosos porque, aunque ocurra muchas veces, al principio de los comienzos siempre pensamos que lo estamos haciendo bien, que ese es el comienzo definitivo, el comienzo del resto de nuestras vidas. Pero, por desgracia, nunca lo es.



viernes, 1 de mayo de 2015

Qué pasa.

Qué pasa cuando todo tu mundo se viene abajo. Qué pasa cuando todo lo que creías diferente resulta ser del mismo color que lo demás. Qué pasa cuando descubres que todos tus sueños y deseos nunca se harán realidad. Qué pasa... Cuando estás vacía por dentro, cuando lloras a todas horas, cuando no puedes dormir por las noches, cuando tu cabeza no es tu cabeza: es un problema, cuando te duele todo, cuando los detalles se tornan puntiagudos, cuando el respeto se va y la hostilidad se queda, cuando tus acciones son irreconocibles y tus pensamientos peores todavía, cuando no hay salida en el camino ni luz al final del túnel, cuando ahora es blanco y a las dos horas es negro, cuando todo es oscuro, frío, aterrador, cuando te caes y nadie te levanta, cuando no te sujetan al caminar, cuando crees que eres algo que ya no eres más, cuando se desmoronan tus teorías, cuando lo bueno se acaba, cuando le das la vuelta a la moneda, cuando lo largo no dura y lo corto se hace eterno, cuando se imponen los imposibles, cuando los sueños sueños son, cuando tú misma te lanzas por el precipicio, cuando sientes punzadas en el estómago, cuando no cambian los días, cuando crees que sí pero no, cuando pierdes la esperanza, cuando todo lo que has construido se va pudriendo desde los cimientos, cuando no sabes en qué parte de tu ser encontrarte, cuando no sabes si sigues existiendo, cuando renuncias a tus ideales, qué pasa, eh. Qué pasa...