.

.

domingo, 3 de mayo de 2015

Comienzo y final.

La vida es un continuo comienzo y fin. Existe un gran comienzo y un gran fin, pero, en medio de esos dos puntos, hay un sinfín de puntos más. Cuando te reinventas, cuando empiezas de cero, cuando cambias radicalmente... esos son pequeños comienzos. Comienzos que siempre acaban. Siempre tienes que volver a reinventarte, volver a empezar de cero, volver a hacer cambios radicales. Porque hay personas que no conocen la suerte, hay personas a las que lo bueno no les dura, hay personas que han de mover fichas constantemente en su vida para estabilizar un mínimo el tambaleo de los cimientos. Y no os hacéis una idea de lo que cuesta y cansan esas acciones. Por eso, llega un momento en la vida de todas estas personas en los que, han movido ficha tantas veces, se han esforzado tanto en hacerlo bien que, por lógica, los momentos futuros cansan y cuestan más. Mucho más. A medida que pasa el tiempo los comienzos son más costosos y los finales más dolorosos porque, aunque ocurra muchas veces, al principio de los comienzos siempre pensamos que lo estamos haciendo bien, que ese es el comienzo definitivo, el comienzo del resto de nuestras vidas. Pero, por desgracia, nunca lo es.



1 comentario:

  1. Hola. Totalmente de acuerdo, yo tengo la fgrase que hay gente con estrella y gente estrellada. Los primeros no saben lo que cuesta conseguir las cosas, y los segundos, en los que me incluyo, tenemos que luchar y luchar y ver como no conseguimos nada. Pero aunque hay días peores, hay que seguir luchando y por lo menos sino lo consigues, lo hab´ras intentado. me quedo por aquí. besos.

    ResponderEliminar