.

.

viernes, 8 de enero de 2016

No me voy a ahogar en un vaso de agua.

Enfréntate a tus miedos con miedo. Vamos a ver, qué es más importante, ¿no afrontar algo o afrontarlo aunque estés realmente asustada? No importa si afrontas uno de tus miedos, desafíos, algo que te asusta, que te echa para atrás, que te inquieta... con miedo. Lo importante es que lo pases, lo superes y lo afrontes. Después puedes hacer lo que quieras: llorar, saltar de alegría, contárselo a todo el mundo... lo que quieras. Pero lo has pasado. No hay nada de malo en tener miedo a la hora de hacer algo nuevo, de plantarte frente a algo que te preocupa o te asusta. De una forma o de otra todo son retos personales que para nosotros tienen una satisfacción inmensa. Así que sí, ve de cara a eso que te preocupa y haz que tus piernas tiriten de miedo. No te ahogues en un vaso de agua. Ve de frente, firme y serena aunque por dentro tiembles.