.

.

lunes, 16 de mayo de 2016

Procesando.

Decidir no es asimilar. "No lo asimilo", es real. No es solo una frase hecha, existe. Al igual que existen las distintas fases para asimilar algo, supongo. ¿Era así? No sé. Cada persona es un mundo y sus fases serán completamente diferentes a las tuyas, pero todos tenemos derecho a vivirlas como queramos. El hecho de no asimilar algo es muy difícil de explicar. No te lo crees, piensas que no es verdad, que mañana te despertarás y no habrá pasado nada que tengas que asimilar, no crees que sea verdad. Pero... ¿y si lo es? Entonces tendrás que asimilarlo y seguir. Qué fácil suena, ¿verdad? Pues, amigo, siento decirte que no lo es. Cuando te sientas hundido, quieras llorar, sientas impulsos que sabes que no puedes tener... habrás empezado el proceso. Y es una de las cosas más duras del mundo, te lo advierto. Además, dura días y días y días y días y... Si de verdad quieres asimilar algo, prepárate bien y de la mejor manera posible. Sé lo que estás pensando: ojalá no ocurrieran cosas que tuviéramos que asimilar. Estoy de acuerdo contigo, te entiendo. Ojalá no existieran. Pero... ¿podemos evitarlas? Ojalá.


No hay comentarios:

Publicar un comentario