.

.

lunes, 8 de agosto de 2016

Reinventarse.

Es hora de reinventarse. No de cambiar, has de ser como eres, como te gusta ser, pero mejor. Es hora de aprender de las cicatrices que han dejado los golpes, de asumir los fallos y no volverlos a cometer. Es hora de darse cuenta de las cosas, hora de valorarse un poquito más de lo que lo hemos hecho hasta ahora. Es la hora de hacer un poco más por nosotros mismos mientras seguimos haciendo todo por los demás. También es la hora de dejar de ser idiotas, de no dar a quien no merece ni valora, de no sobrepasar nuestra autoestima, de no someterse. Es hora de coger el toro por los cuernos, de respirar hondo y sentirse lleno. Es hora de dejar a un lado, de mirar al frente, de seguir los pasos. Porque es verdad que de todo se aprende. De lo bueno, de lo malo, de lo que duele, de lo que excita... y llega la hora de cogerlo todo y reinventarse, nunca, nunca, nunca aferrarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario